Archivo de la etiqueta: improvisación

La noche que Kaleth murió

Nunca pensé medirme con alguien en un cuadrilátero de lucha libre, pero lo hice. Ese día subí temblando las gradas que me conducían al ring  y los golpes se dieron, inevitablemente,  en una suerte de combinaciones literarias y  con unos ganchos de creatividad y talento.  Alguien tenía que perder esa noche y así fue.  Yo era Kaleth y mi contrincante Mirlo Rojo. La pelea había sido muy pareja y el jurado dudó mucho para dar el veredicto final.

Antes de salir al cuadrilátero nos encontrábamos en una habitación , vieja y garabateada por todas partes. Me puse a pensar ahí en lo que podría escribir esa noche mientras mi mente quería perderse imaginando los momentos y las razones de cada frase que veía en la paredes.

mirlorojo_kaleth
Recuerdo estar parado en la lona observando al público mientras el jurado deliberaba , daba la impresión de que se estaban repartiendo un reino; nadie quería ser el  responsable de dictar sentencia  hasta que  finalmente  uno de ellos, casi a regañadientes y por presión ,  lo hizo de una manera maquinal: “…los dos estuvieron muy densos” dijo segundos antes de dar a conocer el seudónimo del escritor-luchador que permanecería aún en el anonimato.
Mirlo Rojo fue el vencedor esa noche  y Kaleth tuvo que sacarse la máscara.

kaleth_perdió

La derrota la sentí a los dos días cuando mi mente le empezó a dar vueltas a las situaciones de esa noche, a cada palabra dicha por el jurado, dichas por el público y también por amigos que quiero bastante.   Siempre me sucede así, y ahora lo he confirmado, me refiero a experimentar un sentimiento días posteriores al momento clave.  Como cuando uno se encuentra sumergido en el fulgor de la adrenalina y no se sienten  los golpes hasta unos minutos después de la pelea, así mismo esa noche la derrota no me había dolido aún.  Pero el motivo de este escrito no es la queja, perdóneme si pareció esa la razón, si no el de relatar  de alguna manera mi experiencia en Lucha Libro .

luchalibro

Para los que no se han enterado aún, Lucha libro es un campeonato de improvisación literaria.  Los contrincantes, enmascarados como luchadores mexicanos de catchascán, se enfrentan uno a uno  en un cuadrilátero escribiendo ahí mismo , con una laptop y en frente de muchos espectadores , historias en un tiempo  de cinco minutos.  Estas historias tienen que crearse en base de tres elementos que son conocidos por el escritor-luchador segundos antes de la cuenta regresiva. Dicho sea de paso, recuerdo que esa noche me tocaron las palabras : camisón,  charango y compás. Luego de esos cinco minutos de trance literario el escritor tiene que leer su cuento en voz alta y esperar a que su contrincante haga lo suyo para que finalmente un jurado decida quién de los dos lo ha hecho mejor esa noche.  El perdedor tiene que quitarse la máscara y así revelar su identidad.

Ahora mismo ya no siento dolor alguno, lo moretones ya no están y los músculos ya terminaron de resentirse.  Es mejor así, si no mi objetividad sería nula.
Mirlo Rojo fue un gran contrincante. Días después leí su cuento, con el que derrotó al fugaz Kaleth, y la verdad, me gustó. El suicidio de un hombre que aparentemente buscaba la libertad, ridiculizada con el acto simultáneo del escape de un ave enjaulada, me pareció interesante. He aquí el enlace para que lo disfruten:

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=508700332557534&set=a.501590813268486.1073741839.100002527163519&type=3&theater

Esta experiencia literaria para mi fue, en general,  bonita, aunque lamentablemente corta. Me quedé con ideas y lecciones de unas charlas magistrales de narrativa que nos brindaron un mes antes de comenzar con las luchas y principalmente con aquella que tuve la noche de mi eliminación:a veces es necesario perder;ya que se aprenden cosas que nunca se aprenderían ganando.

Anuncios